Alumnos de San Isidro bautizaron las nuevas islas del Delta y fueron a conocerlas

Son los chicos y chicas que ganaron el concurso que elegía el nombre de las islas trillizas que aparecieron frente a la costa sanisidrense. Fueron distinguidos por el Municipio y viajaron en lancha para conocer este territorio insular.

 Ayer por la mañana, unos 85 alumnos y alumnas de escuelas primarias y secundarias de San Isidro visitaron las tres nuevas islas  que emergieron frente a las costas del distrito y cristalizaron la extensión del Delta. Tras ser reconocidos por el Municipio por haber ganado el concurso para elegir los nombres de las islas, viajaron en lancha para conocer esta reserva protegida.

Apenas pasadas las 9:00 de la mañana, los micros escolares comenzaron a llegar a la zona del muelle de San Isidro ubicado en Roque Sáenz Peña y el río. Allí, los alumnos fueron recibidos por autoridades municipales y el jurado que eligió por unanimidad que el nombre del conjunto de las islas fuera “Islas Distintas”.

Minutos más tarde, con todos los chicos y chicas de la Escuela Municipal Malvinas Argentinas, el colegio Todos los Santos, la Escuela de Educación Secundaria Nº 1, y el Colegio Leonardo Da Vinci, comenzó el acto – transmitido en vivo por las redes sociales del municipio – para reconocer a los alumnos que le pusieron nombre a las islas del Delta de San Isidro.

A orillas del Río de la Plata y con las islas trillizas de fondo, el intendente Gustavo Posse se acercó a cada grupo de alumnos de las escuelas y les entregó una distinción por “haber utilizado el ingenio y la creatividad en el concurso ‘Islas Distintas’, que le dio el nombre a las nuevas formaciones que crean el delta de San Isidro”.

Los chicos y chicas de la Escuela de Educación Secundaria Nº 1 de Boulogne, propusieron el nombre de “Islas Distintas” al conjunto de islas que emergieron a la altura de San Isidro. Mientras que la isla norte fue bautizada como “La Esperada”, por sugerencia del Colegio Leonardo Da Vinci de Boulogne, segundo año B.

Luego, la del centro será conocida como “La Esperanza”, a partir de la idea del Colegio Leonardo Da Vinci, 5to B. Finalmente, la isla sur que apareció a principios de este año, se conocerá como “Juncal”. La Escuela Secundaria Municipal Malvinas Argentinas de Beccar, cuarto año A, y el Colegio de Todos los Santos de Boulogne, quinto año B, coincidieron con el nombre.

Fueron algunos de los ganadores del certamen del que participaron 1900 alumnos de 87 cursos. Todas las instituciones vieron un video municipal donde se mostró el origen y la importancia de estos nuevos ecosistemas.

Tras premiar a los jóvenes, el intendente Posse recordó su larga lucha para que puedan ser declaradas reserva natural para mantener el ecosistema y evitar la especulación inmobiliaria. “Aquí quisieron construir un country náutico de 360 hectáreas más otras 300 que necesitaban para contener la sudestada y que de manera obscena se iba a comunicar por un puente con San Isidro a la altura de la Catedral. Fue una situación ilegal», rememoró el jefe comunal.

Y contó que con los vecinos y la Fiscalía de Estado de la provincia de Buenos Aires, empezaron a luchar para que no se aprobara eso y pudieron demostrar que era imposible que tuvieran escrituras sobre esas tierras. “Evitamos que se vendieran las islas formadas y por formarse frente a San Isidro”, valoró el intendente.

En 1996, cuando Posse era diputado provincial impulsó una ley en la que se logró establecer los nuevos límites del Partido que incluía los territorios que se formaran en el Río de la Plata. “Esto lo complementamos cuando me tocó ser intendente junto con mis pares de Tigre, San Fernando y Vicente López para que las islas estén bajo la jurisdicción de cada municipio. Son actos jurisdiccionales para que no haya usurpaciones”, explicó.

Ya declaradas con una ley provincial como reservas naturales protegidas, Posse les señaló a los alumnos que “ahora viene lo más difícil que pertenece a la generación de ustedes y a las que vendrán, para que las leyes que tienen legitimidad puedan ser cumplidas. Nosotros queremos y tenemos el sentido trascendente que se mantenga la naturaleza intacta en San Isidro”.

Finalizado el acto, el jefe comunal sanisidrense acompañó a los chicos y chicas junto con docentes y directivos de las escuelas hacia al muelle para abordar las dos lanchas de la compañía de navegación Sturla que los llevarían a conocer las islas.

Partieron en las cómodas embarcaciones y durante casi una hora de navegación, pasaron por el Río de la Plata, el canal Rivademar, el arroyo San Antonio y el canal Julio. En primer lugar, la travesía divisó el islote más reciente que está hacia el sur y que debido a que se observan juncos y bancos de arena, fue llamado como Juncal. Es la más grande con unas  85 hectáreas.

En ese momento, los chicos fueron subiendo de a grupos de diez a la parte superior de la lancha para tener una mejor vista y no perderse ningún detalle. “Este viaje es increíble, no me lo voy a olvidar más. No puedo creer que San Isidro tenga estas islas”, expresó entre una mezcla de emoción y asombro, Francisco Sáez, alumno de quinto año A del Colegio de Todos los Santos.

Luego, se pasó junto a la costa de La Esperanza, que tiene una dimensión de 50 hectáreas. “No pensé que eran tan grandes las islas. Estoy muy contento por verlas tan de cerca. Me encantó compartirlo con mis compañeros y la seño”, dijo Alejandro Rinaldi Peralta, de quinto año B del Colegio Leonardo Da Vinci, tras sacarse una selfie.

Cintia Santillán, profesora de Prácticas de Lenguaje de quinto A, B y C de ese mismo colegio, se refirió a la elección del nombre de las islas. “Lo primero que hicimos fue ver el video que contaba cómo se formaron las islas y vimos lo que era un delta. Esto ayudó a que los chicos entiendan la importancia de elegir el nombre. Los escribieron en el pizarrón y tuvieron que justificar por qué”, detalló.

Finalmente la lancha llegó a la isla que tiene el único muelle, que fue denominada como La Esperada. Surgió a fines de los 90, – la más antigua de las tres- y tiene siete hectáreas y media.

“Las islas son hermosas y me parece muy bien que el municipio cuide la naturaleza. Este reconocimiento fue maravilloso porque trabajamos en grupo y nos esforzamos para elegir los nombres”, comentó Rodrigo Castillo, de cuarto año, de la Escuela Malvinas Argentinas, tras conocer las trillizas que se formaron con sedimentos que trae el Río de la Plata y juncos

La guía turística del viaje fue Bárbara Gasparri, subdirectora de Ecología y Conservación del municipio e integrante del jurado, destacó el entusiasmo que mostraron los chicos durante el paseo. “Se notó que estudiaron porque sabían cómo se formaron las islas y que vegetación y fauna tienen”, indicó.

Acerca de las islas de San Isidro que se encuentran en crecimiento en la conformación de un nuevo delta en la zona norte y que continuamente se van a ir incorporando nuevas que irán ganando superficie, Gasparri contó que se ven algunos sectores pequeños de bancos de arena y que “es un tipo de ambiente que evoluciona muy rápido”. Y anticipó que “quizás en un año tengamos una isla ya consolidada con juncal”.

En relación a la elección de los nombres, dijo que “fue sencillo” porque los alumnos dieron justificaciones relacionadas con el cuidado del ambiente.

Con la lancha próxima a llegar al muelle municipal, el vicedirector de la primaria del Colegio Leonardo Da Vinci, Bruno D’Amore, valoró la propuesta y el recorrido para que los alumnos puedan conocer las islas. “Después de mucho tiempo pudieron tener una visita guiada. Fue todo muy interesante y nos dejó el compromiso de cuidar a las islas”, completó.