Dos personas resultaron heridas con politraumatismos tras el derrumbe de un edificio en Recoleta

Dos operarios resultaron heridos con «politraumatismos» luego del derrumbe de un edificio en construcción ubicado en el barrio porteño de Recoleta, quienes fueron trasladados al Hospital Fernández, según informaron esta tarde fuentes policiales.

El director del Sistema de Atención Médica de Emergencias (Same), Alberto Crescenti, afirmó a Télam que «los heridos fueron dos personas de 35 y 50 años con diagnóstico de politraumatismo, aunque por el momento se desconoce si las lesiones son de gravedad. Es apresurado afirmar que están en estado crítico dado que aún permanecen en la sala de shock room del hospital».

Crescenti, de todos modos, enfatizó que una de los heridos tiene «traumatismo de cráneo», y el otro sufrió «fracturas en las costillas a causa de una caída desde un altura de dos metros».

Luego agregó que los pacientes debieron ser asistidos por «neumotórax producto de las lesiones sufridas durante el derrumbe».

El neumotórax se produce cuando el aire se filtra dentro del espacio que se encuentra entre los pulmones y la pared torácica.

El titular del Same indicó que al momento del rescate, las personas heridas se «encontraban lúcidas a pesar de la gravedad de la situación».

El hecho ocurrió en la obra en construcción de un edificio de planta baja y un piso ubicado en José Antonio Cabrera al 3300.

Bomberos de la Ciudad se desplazaron esta tarde por el derrumbe de un tabique que cayó desde seis metros, sitio donde los operarios quedaron atrapados.

Uno de ellos fue liberado e inmovilizado por los bomberos, en tanto procedían a hacer lo propio con el otro.

Por su parte, Leonel Vázquez García, uno de los operarios que se encontraba en la obra, en diálogo con Télam, afirmó «escuchamos un ruido y la pared se vino a bajo».

El operario indicó que las personas atrapadas estaban «trabajando en el segundo piso colocando losa».

Vázquez García indicó que la situación fue «inesperada» y que todavía «no se sabe por qué ocurrió».

En este sentido, destacó el rol de los bomberos y la policía que participaron para «rescatar rápidamente» a sus compañeros.

El capataz de la obra aseguró que «no había ningún operario más» en la construcción al momento del derrumbe.

También se desplazó a la zona de manera preventiva el Grupo K9 de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.