El desafío de la vuelta a clases ✍ Fernando Navarra

Durante estos días simplemente mirando las redes sociales descubrí a infinidad de personas conocidas haciendo relaciones sociales en la playa, en restaurantes, en cervecerías y otros ámbitos de esparcimiento.

Muchos de ellos directivos y trabajadores de la educación que se rasgan las vestiduras manifestando que si hay vuelta a clases se esta jugando con sus vidas.

Ni hablar que en esos mismos ámbitos había padres, y niños y jóvenes que alumnos de escuelas.

Ni hablar que si esas personas podían compartir esos ámbitos bajo protocolos y controles, se puede pensar tranquilamente en una vuelta a clases ordenada, escalonada, con alternancia. Ni hablar que hay muchas actividades que debieron seguir funcionando y que tomando los recaudos necesarios evitaron contagios.

Cuando uno hace la cuenta total de contagiados, recuperados, y fallecidos por Covid nos encontramos que tarde o temprano en todos los países, sean los más estrictos o los mas flexibles en materia de aislamiento, los números al final del recorrido son muy similares para todos.

Es absolutamente cierto que no se puede volver a clases sino se toman todas las medidas necesarias para prevenir contagios. Como lo es que la misma regla rige para los restaurantes, playas y cervecerías a la que concurre muchas de las personas que compartiendo allí el ámbito con gente desconocida plantean que sería un sacrilegio regresar a las aulas.

Suecia decidió no suspender un solo día las clases a partir de comprobar que los niños tenían un muy bajísimo nivel de contagio, y a la vez no contagiaban a otras personas el Covid de la misma forma que los adultos; y que con las medidas sanitarias era mucho menos nocivo para la salud mental de los niños continuar en clases que vivir una cuarentena eterna.

Obviamente no somos Suecia, pero me permito citar a ese Pais porque es uno de los países sobre los que hizo referencia el Gobierno Nacional al hablar allá al inicio de la cuarenta eterna de los países que eran malos ejemplos.

Hoy nosotros habiendo aplicado restricciones interminables estamos muy por arriba de ese país en cantidad de contagios por millón de habitantes. Sintetizando, es cierto que seria una locura que se regresara masivamente a las aulas sin ningún tipo de control.

Pero tan cierto como ello lo es que el regreso a clases es absolutamente viable si como indiqué antes, ello se organiza en forma ordenada, con alternancia, y medidas de prevención tan idénticas a las aplicadas en otros ámbitos como el caso de playas, restaurantes, y cervecerías y que pongo como ejemplos ya que evidentemente no generan ningún riesgo de contagio y de muerte qué porque son ámbitos frecuentados asiduamente por mucha gente que siente que puede morir si de le pide que cumpla con su deber en una institución escolar.

Ojo es mi humilde opinión, y respeto al que piense distinto.

Entradas relacionadas