Hablando con Milei ✍ Carlos Fara

Seguro que vamos a seguir hablando sobre el resultado electoral de Milei durante bastante tiempo. ¿Podrá convertirse en una opción de largo plazo? ¿podrá construir una alternativa a nivel nacional? ¿es un voto anti statu quo o crece una genuina agenda hacia la derecha en la Argentina? Como dijo Zhou En Lai: es demasiado temprano para valorarlo.

Una semana antes de la elección del 14 de noviembre, incluimos en nuestra encuesta provincial bonaerense una serie de indicadores para ver qué pasaba con el libertario del otro lado de la Gral. Paz en términos de imagen y potencialidad electoral, para hacer un ejercicio meramente especulativo en un momento en el cual todos los medios lo estaban focalizando. Es decir, lo medimos en caliente (post elección, con el paso del tiempo, el ejercicio se iba a desdibujar).

En primer lugar, el economista poseía un conocimiento alto: 92 %. Incluso superior al de Espert, que registraba 85 %. Eso ya es un indicador del impacto que podía generar.

Luego veamos su imagen personal: 24 % de imagen positiva y 42 % de percepción negativa, con un 26 % consideración regular. Esto significa que su negativo casi duplica a su positivo. En comparación con su socio Espert, éste posee un rechazo un poco menor. Estos números de Milei en cuanto a conocimiento, imagen y nivel de crítica son bastante semejantes a los que registraban otros dirigentes como Máximo Kirchner, Del Caño o Massa.

Cuando pasamos al capítulo potencialidad de voto, encontramos que el 10 % “seguramente lo votaría”, un 25 % probablemente lo haría y el 60 % jamás. Antes de sacar conclusiones apresuradas, para saber si esto es mucho o poco, comparémoslo con Espert. En esa misma medición, el candidato de Avanza Libertad registraba un 7 % de seguro, un 20 % de probable y un 66 % de jamás. Una vez más, Milei supera a su socio bonaerense. Pero téngase en cuenta que a la hora de concretar, es muy raro que un candidato supere su voto potencial. De hecho, Espert en el recuento provisorio suma el 7.5 %, de modo que debe tomarse el 10 % como indicador más fiable.

Un último indicador es que lo sumamos a una larga lista de presidenciables, de la cual excluimos deliberadamente a Cristina y Macri. En ese ejercicio, Milei sumó casi el 5 %. De vuelta ¿es mucho o es poco? En esa misma pregunta Espert sumaba el 1,7 %. Pero vale la pena ver la cuestión en perspectiva. En las mediciones anteriores –sin incluir al libertario de CABA- osciló entre 3.2 % como piso y 5  % como máximo, de modo que hay aproximadamente un mismo espacio de 5 puntos de base que compartirían. Desde otro punto de vista, Espert obtuvo en la provincia de Buenos Aires en 2019 el 1.44 % ¿esto significa que el espacio libertario estaría por lo menos triplicando y hasta cuadriplicando su porcentaje? Es posible, siempre y cuando se mantenga esta coyuntura.

La pregunta que sigue es ¿juntan lo mismo Espert que Milei? Vamos a analizar varios indicadores para ver si pescan en la misma pecera:

  • Los de Espert son un poco más politizados que los de Milei, con una curiosidad: el primero tiene más gente que se identifica como libertaria que el segundo; los de Milei serían más proclives a JxC;
  • Espert recoge más voto femenino, y Milei masculino;
  • En los menores de 30 años recogen lo mismo, pero en el segmento 30 a 45 Milei supera por varios puntos a Espert, de modo que el voto de Milei es en promedio más joven;
  • En nivel educativo no hay diferencias significativas;
  • Los de Milei son más críticos de la gestión de Alberto;
  • Cuando se debe optar “la grieta” –Macri vs. CFK- los de Milei huyen un poquito más de ambas opciones, inclinándose más los de Espert por el ex presidente.
  • En materia de políticas públicas –acuerdo con el FMI, precios máximos- las posturas de sus respectivos públicos son muy semejantes.

En definitiva: pescan ambos en una pecera muy parecida, con diferencia de matices. El electorado de Espert sería levemente más condescendiente con el oficialismo, ideologizados, politizados y menos críticos del statu quo. Por el contrario, los de Milei son más críticos de lo establecido y menos ideologizados. Se podría decir que los de Espert son algo más domesticados y los de Milei algo más silvestres (reitero, solo son matices).

Para concluir, es curioso que se le dedique tanto tiempo al fenómeno “por derecha”, siendo que la tercera fuerza a nivel nacional es la izquierda dura. Lo que ocurre en la capital del país nos distorsiona la mirada, ayudado por la novedad del caso. Hay que ajustar el microscopio.

Fuente 7miradas.com