La OTAN activa sus planes de defensa

Los mandos militares tendrán más poder para desplegar tropas en los países aliados

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado que la organización militar activó su plan de defensa colectiva, para poder responder a la invasión rusa de Ucrania. Esto significa que los mandos militares tendrán más poder para mover y desplegar fuerzas y que, en los próximos días, los países aliados reforzarán su presencia en el flanco oriental de la Alianza, ante el temor de que Vladimir Putin no se conforme con invadir Ucrania sino que prosiga con sus delirios expansionistas. De momento, EE UU ha anunciado el envío suplementario de cazas F-35 a Lituania y Letonia y se espera que esto sólo sea el principio.

«Atacar a uno de nosotros es atacarnos a todos», ha avisado el político noruego, en referencia a la cláusula de defensa colectiva de la OTAN. Estas declaraciones se han realizado tras una reunión extraordinaria de urgencia de los embajadores de la OTAN, convocada después de que los miembros limítrofes con Rusia pidieran activar el artículo 4 del Tratado de Washington que prevé consultas de los aliados ante el peligro de que uno de ellos sufra una agresión. Además, mañana se celebrará otro encuentro extraordinario de los líderes de la Alianza por videoconferencia.

En estas últimas semanas de negociaciones, Rusia no sólo ha intentado ejercer un derecho de veto sobre la posible adhesión de Ucrania a la OTAN, sino que Vladimir Putin ha exigido la retirada de la presencia aliada en aquellos países que se unieron a la organización militar después de 1997 y que formaban parte, (antes del desmoronamiento de la URSS), del Pacto de Varsovia. Para el mandatario ruso, este acercamiento a Occidente por parte de los países del Este y las tres repúblicas bálticas siempre ha sido una traición y ahora parece el momento de la revancha. En 2007, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich, Putin pronunció un discurso que ahora se ha vuelto profético. En él criticó la expansión de la OTAN y mostró su rechazo a un «mundo unipolar» en referencia al predominio de Occidente.

«Rusia está intentando girar atrás las manecillas del reloj por la fuerza para restablecer su esfera de influencia y socavar las reglas globales que han mantenido a Europa segura durante décadas», aseguró Stoltenberg después de mantener otra reunión con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el presidente del Consejo, Charles Michel, y tras calificar la invasión de la antigua república soviética como «brutal» y «bárbara». A pesar de que la UE vive sus momentos más aciagos desde la II Guerra Mundial y de que lo que pase en estas próximas jornadas puede reconfigurar el orden internacional mundial del siglo XXI, los aliados se mantienen firmes en sus planes de no enviar tropas a Ucrania ya que el país no forma parte de la Alianza. Durante las últimas semanas tanto EE UU como Reino Unido y algunos países europeos han enviado armas al Ejército ucraniano y fuerzas de adiestramiento, pero tanto EE UU como la UE no parecen decididos a sacrificar vidas y creen que deben ser los ucranianos los que se defiendan a sí mismos.

«La OTAN y la UE estamos con el valiente pueblo ucraniano. Apoyamos la soberanía ucraniana y su integridad territorial y también su derecho a su propia defensa», declaró Stoltenberg para quién la unidad de los dos lados del Atlántico «demuestra lo sola y aislada que está Rusia». A pesar de los mensajes de cierres de filas, lo cierto es que la respuesta militar de los aliados no ha sido unívoca. Dentro del club europeo ha sido muy criticada la posición de Alemania que se ha negado a enviar armas letales a Ucrania.

Entradas relacionadas