Mar del Plata: Paulatina recuperación del empleo, la pobreza registra niveles similares a la salida de la crisis del 2001

En el último trimestre del año pasado se «desaceleró» la caída del empleo en la ciudad, después de la larga cuarentena. Los salarios en 2020 aumentaron «por debajo de la inflación». La pobreza, en niveles de la salida de la crisis del 2001.

Durante los últimos tres meses de 2020 se generó una recuperación paulatina en el mercado de trabajo en la ciudad, aunque la pobreza no dio tregua: se encuentra en niveles de la salida de la crisis del 2001.

Así lo reveló el “Informe Sociolaboral del Partido de General Pueyrredon” elaborado por el Grupo Estudios del Trabajo de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata dirigido por Eugenio Actis di Pasquale.

Durante el último trimestre del año pasado, la desocupación en la ciudad fue del 11,1 por ciento, según los índices del Indec.

Además, la disminución de la cantidad de ocupados que se produjo desde el establecimiento del aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) “condicionó la continuidad de los ingresos laborales” en un porcentaje de población trabajadora, mientras que durante todo el año pasado el índice de salarios que calcula el Indec “creció por debajo de la inflación”, lo que acentuó “la pérdida de poder adquisitivo de la población”. Así las cosas, la “pérdida de empleos junto con la caída del poder adquisitivo de los ingresos familiares generó aumentos en los niveles de pobreza”.

Desaceleración

En el cuarto trimestre de 2020, la cantidad total de trabajadores registrados “cayó en 220.256 personas respecto a igual trimestre de 2019”, representando una caída “interanual del 1,8 por ciento”, lo que evidencia una desaceleración respecto al fuerte impacto que tuvo el establecimiento del ASPO desde el 20 de marzo de 2020″, explicó Actis di Pasquale.

Asimismo, en el “paper” se apreció “una significativa disminución” a nivel nacional de la cantidad de asalariados privados (-223.341), autónomos (-24.326), empleadas de casas particulares (-19.465) y monotributistas sociales (-3.226). En cambio se “incrementó” la cantidad de asalariados públicos (+17.131) y en una proporción mayor la de monotributistas (+32.971).

Al analizar la situación del sector privado, respecto a las ramas de actividad afectadas al cuarto trimestre de 2020, se determinó que “casi la totalidad tuvo pérdidas de empleo” y las más afectadas fueron construcción (-75.593), hoteles y restaurantes (-48.745), comercio y reparaciones (-25.011), sectores que se encuentran “en los niveles de empleo más bajos en el período que va desde 2009 a la fecha”, dijo el investigador. Y agregó: “En términos generales, en Mar del Plata se presenta una reducción de la cantidad de ocupados y desocupados, por ende, cae la población económicamente activa e impacta en una caída de la tasa de actividad y en la tasa de empleo, mientras que la tasa de desocupación permanece constante”.

Asimismo, Di Pasquale describió que “disminuye la subocupación y la presión general en el mercado de trabajo, lo que da cuenta de la pérdida de empleos de baja calidad y de la persistencia de desaliento en la búsqueda de empleo”.

Pobreza

Según se desprende del informe, los últimos datos difundidos por el Indec muestran “un incremento de la cantidad de personas en situación de pobreza e indigencia a nivel nacional y local, llegando a valores cercanos a los de la salida de la crisis 2001-2002″.

El último dato disponible indicó que en el segundo semestre de 2020 ese valor llegó al 41,1 por ciento (265.600 personas) superior al del segundo semestre de 2019 que fue de 25 por ciento.

Con este valor, “Mar del Plata se ubica como el noveno aglomerado con mayor pobreza del país”, siendo las peores situaciones las de Gran Resistencia (53,6 por ciento), partidos del Gran Buenos Aires (51 por ciento) y Concordia (49,5 por ciento).

Asimismo, la indigencia (personas que viven en hogares que sus ingresos no cubren una canasta básica alimentaria) afecta al 10,8 por ciento de los marplatenses (casi 70.000 personas). El porcentaje resultó 4,4 por ciento mayor que un año atrás.

Conclusión

Después de analizar los datos estadísticos referentes a Mar del Plata y Batán, Actis di Pasquale describió que durante el cuarto trimestre de 2020 continuó “la desaceleración del impacto negativo del ASPO sobre la economía y el mundo del trabajo, aunque el efecto sobre el nivel de pobreza aún no se ha revertido”.

En ese sentido, consideró que el control de la pandemia por Covid-19 resulta “una condición necesaria para la recuperación de la actividad productiva”.

A su entender, frente al contexto actual, se requiere “una fuerte presencia del Estado con medidas que favorezcan la creación de puestos de trabajo tanto de mujeres como de varones”, apoyando a todos los sectores productivos afectados para “recuperar las relaciones laborales formales y que permitan a toda la población alcanzar un nivel de vida digno”. Vía: LaCapital

Deja tu comentario