La Justicia dejó en evidencia una maniobra de la UCR Bonaerense que ignoraba la voluntad de los afiliados

Nuevamente, la conducción de la UCR Bonaerense deja una imagen turbia en cuanto a transparencia se refiere.

Hace meses, los radicales definieron autoridades a través de elecciones internas. A las dos listas, sus números les daban ganadoras. Ante la falta de respuestas, la que representaba a la oposición recurrió a la justicia y el oficialismo se mantuvo virtualmente “prófugo” y con documentación importante del escrutinio que se negaba a presentar.

La Justicia confirmó finalmente el triunfo del oficialismo encabezado por Abad luego de encontrarse con toda la documentación necesaria y las dudas quedaron atrás para todos.

Pero recientemente, al momento de asignar los lugares de representatividad de cada espacio en distintos lugares de la organización, el oficialismo, a pesar de que con 100.000 participantes, la diferencia a su favor fue de apenas unos cientos de votos, buscó apropiarse de la mayoría de los cargos.

La Justicia electoral dispuso que los delegados al Comité Nacional sean designados por la Junta electoral de la UCR respetando los ajustados resultados de la elección interna y aplicando el sistema D’hont y la paridad de género (por binomios de cada lista). La representante de la lista 14, Alexia Carusso, había votado en disidencia en la Junta Electoral. A partir de esta decisión, cada una de las listas que participaron en la interna de marzo, contará con dos delegados en el Comité Nacional.

A la vista de cualquiera, la confirmación por parte de las autoridades partidarias se parecía mas a una maniobra al estilo PJ de La Matanza, por lo que nuevamente los miembros del partido debieron recurrir a la Justicia.

La Justicia Electoral confirmó que hacía lugar al reclamos de los denunciantes y que la conformación que intentaba convalidar la autoridad partidaria no era la que correspondía según el resultado de la interna y el apoyo electoral que cada espacio había obtenido.

Por ahora, los miembros de los espacios se han tenido que ocupar demasiado en no ser burlados en sus derechos internos. Una lástima que luego de una aceptable interna en cuanto a participación se vea constantemente opacada por prácticas que no parecen propias de la Unión Cívica Radical.( Por : Agencia País)