Secuestran 22 celulares en allanamientos realizados para dar con el adolescente prófugo del garaje

Veintidós teléfonos celulares fueron secuestrados en una serie de 11 allanamientos realizados en las últimas horas para intentar localizar al adolescente de 17 años prófugo por golpear y dejar herido de gravedad a un empleado de un estacionamiento del barrio porteño de Monserrat, informaron hoy fuentes policiales.

Los procedimientos fueron realizados por efectivos de la División Brigadas y Sumarios de la Comuna 1, a pedido del fiscal Penal, Contravencional y de Faltas a cargo de la causa, Mauro Tereszko, y por orden de la jueza Carla Cavaliere.

Los allanamientos fueron en Capital Federal y en las localidades bonaerense de Moreno, Rafael Castillo y Banfield, en diversos domicilios ligados a la familia del prófugo y a la comunidad gitana, a los que se llegó producto de investigaciones y por datos aportados por informantes, según precisaron a Télam voceros policiales.

Si bien el objetivo era encontrar al adolescente prófugo -y no se lo halló-, en los procedimientos se secuestraron un total de 22 celulares, un arma de fuego, una computadora, un DVR y documentación de interés para la causa.

En tanto, la víctima, Arturo López (66), continuaba hoy internada de la clínica Iteba del barrio de Flores en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

El hecho ocurrió el viernes 19 de noviembre, cerca de las 17, en una playa de estacionamiento ubicada en la calle Moreno al 800, del barrio porteño de Monserrat.

López, empleado del lugar, fue increpado por un adolescente de 17 años que, según testigos, le reclamaba por un rayón que tenía su vehículo.

En las imágenes de la cámara de seguridad que se difundieron se observa cómo el agresor, acompañado por otros dos jóvenes y su madre, golpea a López en el lado izquierdo de la cara, por lo que el hombre cae e impacta fuertemente contra el suelo, quedando inconsciente en el lugar.

La justicia ordenó la detención del adolescente el viernes pasado, pero desde entonces se encuentra prófugo y la imputación en su contra podría ser por “lesiones graves, gravísimas o tentativa de homicidio”, dependiendo de la evolución de la víctima.