¿Qué es el ciberdelito?

Son conductas ilegales realizadas por ciberdelincuentes en el ciberespacio a través de dispositivos electrónicos y redes informáticas.

Son estafas, robo de datos personales, de información comercial estratégica, robo de identidad, fraudes informáticos, ataques como cyberbulling, grooming, phishing cometidos por ciberdelincuentes que actúan en grupos o trabajan solos

¿Qué es el ciberespacio?

Es un área intangible a la que cualquier persona puede acceder con un ordenador desde su hogar, su lugar de trabajo o dispositivos móviles.

¿Qué medios usan los ciberdelicuentes para cometer un ciberdelito?

Usan medios tecnológicos como: internet, computadoras, celulares, redes de comunicación 3G y 4G, redes de fibra óptica y software.

¿Cuáles son los ciberdelitos y contravenciones más comunes?

Los ciberdelitos que se cometen a través de programas maliciosos desarrollados para borrar, dañar, deteriorar, hacer inaccesibles, alterar o suprimir datos informáticos sin tu autorización y con fines económicos y de daño.

Algunos ejemplos son:

ataques en tu navegación: desvían tu navegador hacia páginas que causan infecciones con programas malignos como virus, gusanos y troyanos. Estos programas pueden borrar tu sistema operativo, infectar tu teléfono y tu computadora, activar tu webcam, extraer datos,etc.

ataques a servidores: pueden dañar o robar tus datos y negarte el acceso a tu información.

corrupción de bases de datos: interfieren en bases de datos públicas o privadas para generar datos falsos o robar información.

virus informáticos: encriptan archivos, bloquean cerraduras inteligentes, roban dinero desde los celulares con mensajes de texto que parecen de la compañía,

programa espía: alguno de los dispositivos tiene instalado un software que le permite encender y grabar con la cámara y el micrófono. También puede acceder a tu información personal sin autorización y sin que lo sepas.

Los ciberdelitos que usan la ingeniería social para engañarte, amenazarte y sacarte datos personales o información de otras personas u organizaciones, sacarte dinero, suplantar tu identidad, acosarte digital y sexualmente.

Algunos ejemplos son:

Phishing o Vishing: los ciberdelicuentes se hacen pasar por empresas de servicios, oficinas de gobierno o amigos de algún familiar y te piden los datos que les faltan para suplantar tu identidad y así operar tus cuentas en bancos, perfiles en las plataformas y redes sociales, servicios y aplicaciones web.

Ciberbullying: es el acoso por mensajería instantánea, stalking en whatsapp, Telegram, Messenger y en las redes sociales con la intención de perseguir, acechar a otra persona, difamarla, atentar contra su honor e integridad moral. Ello a través del descubrimiento y revelación de secretos, de la publicación de comentarios o videos ofensivos o discriminatorios, la creación de memes o el etiquetado de tus publicaciones.

Grooming: se trata de personas adultas que, de manera velada, intentan obtener fotografías o videos sexuales de personas menores para posteriores chantajes o previo al abuso sexual.

Sextorsión: que consiste en pedir dinero a cambio de no difundir en las redes imágenes generadas para un intercambio erótico consentido.

Ciberodio: son contenidos inapropiados que pueden vulnerar personas. Se considera ciberodio a la violencia, mensajes que incitan al odio, la xenofobia, el racismo y la discriminación o maltrato animal.

Pornografía infantil: se trata de la corrupción de personas menores y su explotación sexual para producir, comercializar imágenes y videos de actividad sexual explícita.

Otra dimensión del ciberdelito tiene que ver con la violación de la privacidad de las personas:

Espionaje ilícito sobre las comunicaciones privadas de los ciudadanos.

Violación a la intimidad por parte de las empresas proveedoras de servicios de internet sin el consentimiento del usuario, para conocer sus gustos y preferencias y establecer la venta agresiva de iproductos y servicios asociados.

Acceso ilegal

Qué hago si soy víctima de ciberdelito?

Denuncialo

No borres ninguna comunicación, imagen o ventana emergente: cuando un cibercriminal se conecta a la internet generará una dirección IP que puede ser rastreable.

No borres el historial de los dispositivos.

Guardá los chats.

Guardá los correos electrónicos.

Hacé capturas de pantalla.

Guardá cualquier tipo de evidencia digital.

Los peritos informáticos realizarán una investigación que ayudará a preservar las pruebas para presentarlas en la fiscalía más cercana a tu domicilio.

Fuente :Argentina.gob.ar

Entradas relacionadas